El primer cometa interestelar

 

En 2017 se detectó el primer objeto que, según todos los cálculos, proviene de fuera de nuestro sistema Solar. Se trataba de Oumuamua, del cual mucho tiempo se debatió si se trataba de un cometa, asteroide o, según algunos más aventurados, una nave interplanetaria de alguna raza extraterrestre. Aunque esto último fue descartado, el hecho consiguió mucha atención de la prensa.

Apenas el 30 de agosto un astrónomo aficionado llamado G. Borisov descubrió lo que al parecer es el segundo objeto interestelar del cual se tiene registro.  Pero en esta ocasión no hay duda alguna de que se trata de un cometa, pues presenta la característica coma de estos objetos celestes.




El anuncio fue realizado por el centro de planetas menores (MPC) de la Universidad de Harvard.

¿Cómo sabemos que viene de fuera del sistema solar?

Para definir la forma de la órbita de un objeto se requiere saber por lo menos tres puntos de su trayectoria. Las orbitas comúnmente son elípticas, lo que implica que dan una vuelta alrededor de nuestro Sol después de un determinado tiempo. Uno de los parámetros para saber qué tan elíptica es una órbita o no, es la excentricidad. De hecho los planetas, incluida la Tierra, tienen excentricidades que se aproximan a 0, lo que implica que son casi circulares.

Pero en el caso de este nuevo objeto detectado, su excentricidad es mayor a 1, lo que implica que no es elíptica, sino hiperbólica. Una  órbita en forma de hipérbola quiere decir que el objeto viene desde un punto muy lejano, se acercara a nosotros hasta cierto punto y volverá a alejarse para nunca volver.




Esto solo puede suceder si el objeto en cuestión no pertenece a nuestro sistema solar. El cometa recién descubierto ha sido nombrado C/2019 Q4 (Borisov) y tiene una excentricidad de 3.2 de acuerdo a las últimas observaciones. Como puedes darte cuenta, eso es mucho mayor que 1.

Su descubrimiento fue realizado por Gennady Borisov el 30 de agosto en el Observatorio Astrofísico de Crimea en Bakhcysarai a una distancia de 3 unidades astronómicas del Sol, algo así como 450 millones de kilómetros. Tiene un tamaño aproximado de 20 kilómetros de ancho. Su máximo acercamiento al Sol será el 10 de diciembre y podremos mirarlo por alrededor de un año.

Gracias a esto se podrá estudiar su espectro en búsqueda de evidencia de su composición que nos pueda dar una comparación de nuestro sistema solar con otros sistemas estelares.




¡Usa la Neurona! ¡Deja un comentario!