El asteroide 2019OK, una prueba más de lo que ronda allá fuera

 

Circulan como siempre por todos lados notas sobre el asteroide 2019OK que pasó cerca de la Tierra el pasado Jueves.




Se dice por ahí que nos tomó por sorpresa. Esto en parte es cierto y en parte no. La realidad es que se detectó unas horas antes de su máximo acercamiento, lo cual en caso de trayectoria de impacto nos daría una ventana de oportunidad para desviarlo.
Su tamaño no era tal para causar destrucción global, pero si para destruir una ciudad y esto es porque, para que te des una idea, la energía que hubiese liberado en el impacto equivaldría a 400 bombas atómicas como la lanzada en Nagasaki durante la segunda guerra mundial.
¿Por qué no supimos antes de este objeto?
Esto es porque su tamaño, a pesar de las dimensiones que nos parecen tan sorprendentes, no es suficiente para reflejar la cantidad de luz necesaria para observarlo sino hasta que esté a una distancia relativamente cercana.
Objetos más grandes, que si serían causa de catástrofe global, se tienen plenamente identificados, con sus trayectorias y probabilidades de impacto calculadas. De eso se encarga el programa NEO del que puedes leer más aquí




Así que no te preocupes, pues ya se tienen ideadas formas de desviar asteroides potencialmente peligrosos aunque aparezcan así de repente. Una de ellas es usar la atracción gravitacional provocada por una nave que se acerque al objeto en cuestión, otra es desviarlo de manera gradual mediante cohetes que se posen en su superficie y se enciendan para producir el cambio en su trayectoria lentamente.
Aunque suene a ciencia ficción, la realidad es que para objetos muy grandes esto es posible, pues se podrían ver con mayor facilidad. No esperes que se detonen con armas nucleares como en las películas porque eso podría provocar efectos peores, como volver radiactivo al asteroide.




Para que termines de convencerte acerca de que 2019OK no representa ya un peligro, entra aquí para que puedas revisar su orbita a través de los siguientes años, décadas, siglos, milenios con este simulador de la NASA. 

¡Usa la Neurona! ¡Deja un comentario!